CONOZCA ECUADOR

Noticias del Ecuador y del Mundo

El triste final del dictador Manuel Antonio Noriega

noriega_224855Manuel Antonio Noriega (1934- ), fue un militar, político y dictador panameño al que un jurado de Estados Unidos declaró “culpable de tráfico de drogas”, “crimen organizado”, y “blanqueo de dinero”.

Nació en la Ciudad de Panamá. Tras estudiar con una beca en la Academia Militar de Chorrillos (Lima, Perú), Noriega regresó a Panamá y fue nombrado Alférez de la Guardia Nacional. Gracias a su amistad con Omar Torrijos, ascendió rápidamente y fue nombrado Jefe de los Servicios Secretos cuando Torrijos tomó el poder en 1969. En dicho cargo, Noriega se convirtió en el hombre más temido del país. Tras la muerte de Torrijos, en un accidente aéreo ocurrido en 1981, se convirtió en jefe del Estado Mayor del General Dario Paredes, Jefe de la Guardia Nacional. Tras sucederle en 1983, Noriega se ascendió a sí mismo al grado de General, y se tomo el control efectivo del gobierno panameño.

En 1986, Noriega fue acusado de narcotráfico, blanqueo de dinero, y de ser un agente doble de la CIA estadounidense y de los servicios secretos cubanos. También se sospechaba su posible implicación en el asesinato de uno de sus adversarios, Hugo Spadáfora. Cuando respondió a las acusaciones, vulnerando las libertades y derechos civiles, en 1987, el Senado de los Estados Unidos instó al gobierno de Panamá para que le expulsara de su cargo e investigara sus actividades. En 1988, fue procesado por un gran jurado federal del Estado de Florida en los Estados Unidos y acusado de infringir las leyes sobre “crimen organizado”, “estupefacientes y blanqueo de dinero”. En Diciembre de 1989, fuerzas estadounidenses invadieron Panamá y le detuvieron, siendo trasladado a Florida para ser juzgado. El juicio comenzó en 1991, y la defensa de Noriega se basó en su antigua relación con la CIA.

En Abril de 1992, fue declarado culpable de ocho cargos de tráfico de cocaína, crimen organizado y blanqueo de dinero; era la primera vez en la historia que Estados Unidos juzgaba a un jefe de Estado extranjero por cargos penales. Fue condenado a dos penas concurrentes de 20 años, cinco penas concurrentes de 15, y una de 5, —un total de 40 años de prisión-.

Estos eventos abren la posibilidad de que Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Fernández de Kirchner, y Daniel Ortega, en algún momento, debido a la extrema corrupción judicial y fiscal que han causado en sus respectivos países, y por haber permitido que el crimen organizado se apodere de sus respectivas naciones, deban estos macabros personajes responder ante la justicia en sus respectivos juicios penales, ante los juzgados de los Estados Unidos de América. Esperemos que así sea, y que los congresistas estadounidenses sigan promoviendo esta gran iniciativa que beneficia a toda latinoamericana y que ya se esta perfilando positivamente ahora mismo, contra quienes estan cometiendo innumerables crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

10352984_10203546290993728_1571386471906369959_n

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 3, 2014 por en Ecuador, Noticias, Opinión, Política, Rafael Correa, Reflexiones y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: